Luis Bru.

Risto Mejide (Ricardo Mejide) empezó como tocapelotas de concursantes y se ha reiventado en Todo es mentira como parodia de tertulianos. El tertuliano es ese señor que no sabe de nada y opina de todo. Bueno, eso es el periodista en general. El tertuliano es ese señor al que colocan los partidos para que digan el argumentario de su formación política de referencia sin que le tiemble la voz.

Risto Mejide se ha abierto un hueco en la parrilla, haciendo de regenerador del periodismo patrio. Parece que tiene un debate, pero es una parodia de debate, con un par de personajes de verbo fácil y algún figurante que siempre le dan la razón a Risto. Progre a machamartillo -si no no tocaría bola en televisión- se indigna si Vox rechaza recibir a una delegación de parlamentarios iraníes por no querer dar la mano a las mujeres. Entre el feminismo, en este caso defendido por Vox, y la real politik de las relaciones exteriores, contra toda lógica cae del lado de la real politik, sin percibir que la civilización occidental predica ciertos valores universales. Esto lo desconoce la bocachanclas Cristina Fallarás, que saliendo Vox cae en la más absoluta incoherencia.

En cualquier caso, hace un programa con bastante interés y demuestra coraje al denunciar a quienes estafan utlizando su nombre. Eso sí, los tertulianos que lleva son gente gastada y sin crédito como Beatriz Talegón o Montse Suárez. Dice las verdades del barquero y entra a fondo en las cuestiones, sin eludir aristas.

En su función de regenerador del periodismo, practica el canibalismo de forma que perro sí come carne de perro, habiendo producido algunos reportajes memorables y bien tirados, como el de “Las cloacas del periodismo”. Ya era hora. Magnífica pieza. En la que ahora se dispone a desvelar los secretos del vídeo con las desviaciones sexuales de Pedro J. Una imprudencia colosal de un Ramírez de capa caída.

A quienes siempre tiene en el punto de mira es a Eduardo Inda, el chico de los recados de Villarejo, a quien considera “un mindundi”, y a Alfonso Rojo, el hombre del cazo del comisario. Les está haciendo pupa abriéndoles sus numerosas costuras. A Inda no le ha conseguido echar de los programas, como pretende, pero algo habrà tenido que ver su pérdida a chorros de credibilidad que le ha llevado en agosto, OKDiario firmó la peor caída del ranking, hasta el octavo puesto, tras alcanzar 10,8 millones de usuarios únicos en julio. Y Alfonso Rojo ya no se le ve esputar en ninguna televisión, cuando era habitual que nos ilustrara con sus ocurrencias espirituosas.

Dice Risto: “A nosotros lo de recibir no nos preocupa. De hecho si algún equipo no nos pone de vuelta y media, si Eduardo Inda o el Alfonso Rojo de turno no nos critican, avisadnos, porque algo estaremos haciendo mal”. Toda una declaración de guerra. Leña al mono.

 

La entrada Risto Mejide o la parodia del tertuliano, a la caza de Eduardo Inda y Alfonso Rojo se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This