José Emilio Suárez Trashorras. /Foto: elcomercio.com.

José Donís Catalá.

Diez años. Ese fue el tiempo que se tomó José Emilio Suárez Trashorras (Avilés, 1976) para admitir su culpa y confesar la verdad. Previamente dio hasta siete versiones de los hechos en los que él no tenía culpa de nada. Su momento de máximo desprecio a la verdad se lo sirvió en bandeja el periódico El Mundo dirigido por Pedro J. Ramírez, era un 3 de septiembre, 2006:

“Soy una víctima de un golpe de Estado encubierto tras un grupo de musulmanes”

El Confidencial entrevistó al ex minero en marzo de 2014.

  1. En su día declaraste que los atentados del 11-M eran un golpe de Estado encubierto tras un grupo de musulmanes. ¿Sigues pensando lo mismo?
  2. No, claro que no pienso lo mismo. Esa es sólo una de las versiones que fui dando para tratar de distraer.
  3. También afirmaste que Jamal Ahmidan aliasEl Chinotenía contactos con ETA y que era amigo de los etarras de Cañaveras. Que ellos le pasaron los explosivos. ¿Sigues pensando lo mismo?
  4. En el sitio al que le dije a los moros que tenían que ir para recoger la dinamita había en total 600 kilos de explosivos. Y sólo se llevaron 200. Se lo podían haber llevado todo, pero sólo se llevaron eso. ¿Para qué iban a necesitar los moros a ETA, si ya tenían todos los explosivos que querían? Lo dije para despistar, para intentar generar más confusión. Decía una versión, soltaba otra… Además, me divertía hacer eso. No era consciente de las consecuencias que tenía.

Es perfectamente lícito preguntarse si quienes publicaron portada tras portada exculpando a los moros sabían que estaban mintiendo. Y la respuesta es sí, mentían, decían lo contrario a la verdad con la intención de engañar. Si hasta un individuo tan limitado como Trashorras es capaz de ver la lógica del asunto, ¿cómo no lo iba a ver el director de un periódico como El Mundo?¿Para qué iban a necesitar los moros a ETA, si ya tenían todos los explosivos que querían?”, pregunta de forma retórica el ex minero.

Cuando se acabó la cantinela etarra empezaron con los “aparatos del Estado”, las “cloacas”, y acusaciones sin pruebas contra cientos de policías, decenas de jueces y fiscales o cualquiera que pasara por allí. Cualquiera menos los moros, cualquiera menos quienes matan en nombre del Islam, de Mahoma y El Corán, esos son “el moro bueno”.

La entrada Pedro J Ramírez pretendió convertir a Suárez Trashorras en una víctima y un héroe se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This