Mike Sala.

Con el Presidente de España en funciones, Doctor Sánchezstein, nunca se sabe. A veces parece que no sabe ni él. Pero que nadie se engañe. Sánchezstein sí tiene muy claro su objetico final, que primero pasa por gobernar la nación  (ese estado plurinacional del que hablaba cuando fue reconocido como mandamás del PSOE, y que luego dejó de nombrar por consejo de sus asesores)  y una vez conseguida la residencia definitiva en La Moncloa, asegurar el rumbo y seguir la singladura iniciada por Zapatero y continuada por Rajoy hacia un definitivo socialismo “blando” que de demócrata tendrá cada vez menos y que de social acabará por no tener ni el chasis.

Pero en estos momentos, lo que Sánchezstein  aún no tiene claro es cómo conseguir afianzar un gobierno mínimamente estable que presentar a la investidura. Estudiando al personaje y las hemerotecas, no me cabe ninguna duda de que su preocupación no será precisamente conseguir esa estabilidad en bien de la nación. Si pensara en el bien común, hace mucho tiempo que habría tomado ciertas medidas económicas contrarias precisamente a las que propone y quiere imponer, por dar un ejemplo. El Doctor Sánchezstein piensa en su bien, y si luego tiene tiempo para pensar en el bien de otros, vuelve a pensar en su propio bien. Es una de las características de cualquier personaje ególatra y narcisista como es el presidente en funciones. Y esto que le caracteriza, no es una apreciación mía, solo tienen ustedes que estudiar su tono de voz, su forma de hablar y de componer las frases, sin olvidar estar atentos a su lenguaje corporal, para comprender que estamos ante un completo falsario que dirige nuestros destinos en buena parte gracias a otro gran fraude de la política española que fue Mariano Rajoy.

Sánchezstein ha elegido un equipo de gobierno a su medida. En realidad, ni uno de ellos se salva de la mediocridad, que es justamente lo que Sánchezstein necesita; que nadie le haga sombra, de modo que nadie tenga el suficiente nivel para discutirle sus decisiones. Así que por ese lado, las circunstancias son las que el presidente en funciones desea. Él será la estrella y su gabinete los comparsas.

Ahora bien, solucionado lo interno, queda lo externo por poner en orden. Y esto es mucho más complicado. Si somos realistas, el que de momento Sánchezstein esté dejando a un lado a Pablo Iglesias y su partido de tarados sociales parece deberse más a los mediocres resultados que el partido morado ha conseguido y que han supuesto dos soberanos batacazos en un solo mes. Podemos se ha quedado en la mitad de lo que fue  -en algunos sitios, en la nada-  y lo que queda de la banda no está dando precisamente imagen de unidad y fortaleza. Y aunque con un anormal sociológico como Sánchezstein nunca se sabe, parece que la tendencia ahora es dejar a Iglesias a un lado, y luego volver a contentarle con alguna limosna si sus diputados fueran necesarios a la causa. En cambio, los guiños del Doctor Sánchezstein hacia Ciudadanos, un partido cuya línea de coherencia política es comparable a los laberintos para niños  de los manteles de un burger barato, son prácticamente diarios. Pero no olvidemos tampoco que Sánchezstein es PSOE. Lo que significa que, si con una mano te ofrece cariño, es porque con la otra va a robarte o a obligarte a hacer algo en su beneficio. Seguramente por eso el Presidente en funciones ha visitado recientemente a Macron. Para que éste presione al grupo liberal del parlamento europeo, que de liberal tiene lo que Rajoy de hiperactivo, y buscar así una maniobra envolvente consistente en que ese grupo pretendidamente liberal aunque ciertamente socialdemócrata aconseje a Ciudadanos, miembro de dicho grupo, sobre las excelencias de un pacto de investidura con el PSOE.

Hay quienes hablan a menudo sobre lo conveniente de este pacto, que evitaría mayores influencias de poder de los partidos independentistas  -los que dicen serlo sin matices y los que aún disimulan tras el concepto de “nacionalismo”-  y de otros radicales como Podemos. Incluso hay quien ve en un hipotético gobierno de coalición PSOE-Ciudadanos, algo que iría más allá que una simple abstención para la investidura del socialista; un gobierno puente que podría llevarse mejor con un PP en la oposición cuyos mermados escaños serían un apoyo de idóneo para aprobar iniciativas por una mayoría que no necesitase de independentistas ni comunistas.

No cabe duda de que Sánchezstein está esperando un gesto amable de Ciudadanos, aunque Albert Rivera esté todavía tratando de dar imagen de fortaleza ante sus votantes hablando aún de vetar al PSOE. No podemos saber, aunque sí intuir o tratar de adivinar si Rivera obedecerá las consignas dadas por George Soros, quien también visitó  a Sánchezstein en su último viaje a España, respecto a unir fuerzas para dar un nuevo impulso de agenda globalista y de ideología de género a nuestro desgraciado país. Ni siquiera sabemos, aunque ahora parezca que no, o que sí, porque nadie sabe lo que pasa realmente por la voluminosa cabeza del Doctor Sánchezstein, si Podemos entrará en el nuevo gobierno con algún ministerio de limosna para mantener contentos al papa y a la papisa de Galapagar. De hecho, como ninguno de esos posibles no deja de ser todavía eso, posibles, dudo que el propio Sánchezstein lo sepa.

Aunque existe otra variante que no deberíamos desechar. La posibilidad de que ninguno de los anteriores supuestos acabe de satisfacer al ególatra Doctor Sánchezstein, y éste decida prolongar el periodo de espera hasta forzar nuevas elecciones. También esto sería factible si las encuestas le fueran favorables. No olvidemos que vivimos en una España abundantemente clientelar en la que las medidas populistas más disparatadas calan pronto y bien en una mayoría lanar de votantes que no quiere ver más allá de sus narices y que deposita su voto en la urna como quien tira la bolsa de basura al contenedor.

Pero si la línea Soros se impone, y PSOE y Ciudadanos acaban encamados, tampoco debería extrañar a nadie. Muchos apostaban ya por esta posibilidad antes y justo después de las pasadas elecciones generales. Y las dos últimas visitas de George Soros a ambos dirigentes políticos, distanciadas por unos pocos meses, habrán supuesto un fuerte factor de influencia digno de tener en cuenta.

A modo de Post Data: en la última visita de Soros a España, mientras el malvado carcamal se reunía con Sánchezstein y posteriormente con Rivera, un delegado suyo mantuvo otra reunión con una persona de confianza de Mariano Rajoy y otra del círculo próximo a Pablo Casado en un hotel de la Comunidad de Madrid al que se puede acceder a las habitaciones desde el parking subterráneo sin necesidad de pasar por recepción.

La entrada Mike Sala: Pedro Sánchez y Albert Rivera, en la órbita Soros se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This