Luis Bru.

Estaba cantado. No se explica el grado de ansiedad desplegado por Losantos, salvo por sus difucultades económicas. Pero estaba claro que para el 11 de septiembre habría gobierno, como más tarde. Sobraban los improperios, los aristogatos, el sicariato, la hombría o no de Iván Espinosa de los Monteros, su nobleza, ser hijo de papá, la ambición falsa de Rocío Monasterio, la conspiración contra Santiago Abascal.

Javier Ortega ha anunciado que el acuerdo está ya “muy avanzado” y las relaciones entre las tres formaciones son “magníficas”. “No va a haber elecciones, no va a gobernar la izquierda, Vamos a llegar a un acuerdo”.

Eso sí, Ortega es ha indicado que es “bastante complicado convencer” al líder de Ciudadanos en Madrid, Ignacio Aguado, que no es muy listo. El secretario general de Vox ha destacado que las relaciones tanto con los ‘populares’ como con los naranjas son “magníficas” y que las líneas de “comunicación y negociación son permanentes y no se han roto nunca” con independencia de luego “cada uno tenga que hacer su pequeño teatro” para su electorado particular. Eso sí, Vox renuncia a cuestionar las leyes LGTBI, como la conocida ley de Cristina Cifuentes, que pone la educación de los niños madrileños bajo el control del colectivo LGTBI. Pero bien puede no cumplirse, como tantas leyes ideológicas.

Total, que Losantos ya tiene su Gobierno en Madrid. La ansiedad debe controlarla.

La entrada Losantos no controla la ansiedad se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This