Enrique de Diego.

He remitido un cuestionario a César Vidal y es lo que publico, sin tocar una coma. En alguna medida es continuación de mi libro “La gran traición” (Amazon), que ha cosechado el favor del público. Tras renunicar a dos años de contrato en la COPE, con importante subida en las retribuciones, César Vidal decide acompañar en la aventura de Es Radio a Federico Jiménez Losantos, pero se encuentra con la malquerencia de dos mediocridades, Javier Somalo y Dieter Brandau, consentida y tolerada por el turolense. De fondo, una pésima gestión empresarial con trato de favor, entre otros, a Ayanta Barilli. Aún así, y salvando el desastre en que ha devenido Libertad Digital TV, logra venderla por más de 3 millones de euros a Trinity Broadcasting Network, sin cobrar ni un euro de comisión. Losantos no le cumple su palabra. Ante las graves deficiencias en la gestión, que persisten, César Vidal vive episodios que ponen en riesgo su salud y su vida. Escribe un memorandum a Federico Jiménez Losantos y al no recibir, cobardemente, respuesta, abandona Es Radio y, evitando un atentado mortal, marcha a Miami, donde, encomendándose a Dios, decide continuar, y recibe el permiso de residencia por sus sobresalientes aptitudes..,

Bien, hasta ahí, en síntesis, la historia que se cuenta en “La gran traición“, que ha vuelto a ocupar los primeros puestos en la lista de más vendidos, y después qué, Me interesaba saber el fenómeno de su programa La Voz y las razones, por otra parte obvias en un personaje de su categoría. porque es todo un fenómeno, financiado por crowdfundig, seis años con donaciones con alegría y entusiasmo. Impresionante. Un caso único. Luego está la experiencia del exilio en la que un hombre de su categoría tuvo que empezar “bajo cero”. No les entretengo más. Les dejo para que disfruten y saboreen el relato de sus proezas contadas por él mismo. No quiero dejar de resaltar que es un hombre de fe que habla con naturalidad de Dios, “prodigiosamente fiel”, y de los frutos sobrenaturales de su programa, sobre el que empezamos la conversación:

“Se trata de una experiencia maravillosa, sin paralelos en España y creo que con muy pocos en otras partes del mundo.  El programa La Voz rechaza la publicidad pública y privada – lo que no proporciona una independencia total de la que carecen los medios – y no pide dinero a nadie.  Para sostener el programa, se convoca un crowdfunding una vez al año y, durante un mes, se plantea a los oyentes que está en sus manos seguir oyéndonos o no.  Si nos reiteran su confianza podemos continuar en antena una temporada más y si no es así, nos retiraríamos a afrontar otras tareas.  Jamás gimoteamos o les decimos que se va a acabar el mundo si acaba el programa o que somos el contrapeso al grupo PRISA o pavadas semejantes a las que tan acostumbrados están algunos.  Si desapareciéramos no sería ningún drama y, sobre todo, sería una decisión de los oyentes y la aceptaríamos con la sonrisa del deber cumplido hasta ese momento.  Estaremos mientras ellos quieran y Dios nos de salud”.

   “A decir verdad, el crowdfunding se ha podido mantener porque el número de oyentes crece casi a diario y porque los emolumentos que reciben los colaboradores son muy modestos.  Yo mismo he estado varias temporadas sin cobrar un céntimo y lo mismo ha sucedido con algún colaborador.  Al fin y a la postre, La Voz funciona porque cuenta con dosis muy importantes – yo diría que prodigiosas – de idealismo tanto de los oyentes como del equipo”.

Lo que perciben los miembros de mi equipo es algo simbólico, pero están mejor pagados que mi equipo en EsRadio

    “Comenzamos con treinta mil euros por temporada y ahora estamos en ochenta mil dólares.  La próxima temporada, previsiblemente, se va a subir la cifra porque lo que perciben los miembros del equipo es casi simbólico aunque tengo que decir que sí están mejor pagados que la gente de mi equipo en Es.Radio.  Me duele en el alma porque son fueras de serie.  Isaac Jiménez, mi productor, ha tenido ofertas hasta de Silicon Valley y compagina su labor en La Voz con otros trabajos; María Jesús Alfaya, mi subdirectora, cobraría por ese trabajo seis veces más en una radio convencional; Roberto Centeno, Pilar Muñoz, Sagrario Fernández Prieto no cobran o reciben una cantidad simbólica.  Nuestra última gran incorporación, Lorenzo Ramírez, percibe una cifra que me da hasta vergüenza decir por un trabajo de primerísimo nivel.  En cuanto a mi, yo percibo menos de una quinceava parte de lo que ganaba en COPE y la verdad es que creo que el trabajo que realizo ahora es muchísimo mejor.  Pero estamos en esta lucha por convicción moral y no por otras razones.  De hecho, a esa convicción hemos sacrificado los aspectos económicos”.

La gente dona con una alegría inmensa y un entusiasmo desbordante”

   “Como podrás imaginar, las anécdotas son innumerables.  La gente dona, por regla general, cantidades muy modestas como cinco o diez dólares, pero lo hace con una alegría inmensa y un entusiasmo desbordante hasta el punto de que no sólo no han fallado una sola temporada sino que la cantidad se cubre mucho antes de cerrarse el plazo.  A lo largo del año, todos los días recibimos testimonios de personas que nos dicen que sienten no haber podido donar más, pero que están convencidos de que lo que donaron no pudo estar mejor empleado dada la calidad del programa y la información a la que tienen acceso”.

Me vi obligado a comenzar bajo cero

 Ahora viene el exilio y sus experiencias: “La verdad es que nunca me detengo a hablar de esto, pero, por hacer el cuento corto que dicen los cubanos, mi exilio significó perder todo lo que, materialmente, había ganado durante décadas; enfrentarme con la realidad de que me había salvado de un atentado por unas horas apenas; aceptar que no regresaría, seguramente, a España; captar que gente en la que había confiado realmente tenían una muy escasa calidad humana y descubrir que no contaba con nadie en absoluto para empezar de la nada.  A decir verdad, incluso gente que se presentó como deseando ayudarme sólo quería aprovecharse de mi e incluso me robó descaradamente.  No puedo decir que tuve que empezar de cero porque la realidad es que me vi obligado a comenzar de bajo cero”.

He visto en estos siete años que Dios es prodigiosamente fiel”

“La situación la fui salvando – y remontando – desde el principio porque me dije que tenía que seguir viviendo, porque tenía una hija que todavía dependía de mi y porque nunca dejé de creer que, como dice el apóstol Pablo escribiendo a los Romanos (8: 28), “todas las cosas ayudan para bien a los que aman a Dios”.  Jamás dudé de que Dios tenía un propósito permitiendo todo esto y lo que he visto en estos casi siete años es que es así y que Dios es prodigiosamente fiel”.

Vivo de una manera muy modesta

 “Es muy, muy modesta en términos económicos, pero la verdad es que yo vivo de una manera muy austera – era algo que llamaba la atención de los guardaespaldas que tenía en España – y que me siento más que compensado por la irradiación de una influencia moral que era, ciertamente, impensable cuando vivía en mi país de origen. Me da mucha pena decirlo, pero siento infinitamente más protegido en mi país de adopción que en aquel donde vi la primera luz y también más apreciado y comprendido en el conjunto de América que en España”.

Conferencias descargadas medio millón de veces

“Es una de mis actividades, sí, aunque tengo que controlarla porque si atendiera todas las invitaciones no podría dedicarme a otra cosa.  Procuro no salir a dar conferencias al extranjero o a otros estados de la Unión más de una vez al mes”.

   “Desde Alaska a la Patagonia, en universidades y think tanks, en congresos y senados, en iglesias y eventos internacionales, se me ha podido escuchar estos años y creo que, Dios mediante, se me seguirá escuchando.  En algunos casos, ha habido millares de personas en esas conferencias; en otros, sólo unos cientos o unas docenas, pero el impacto nunca se detiene ahí.  Youtube permite – lo comprobé hace unos días – que algunas de mis conferencias hayan sido descargadas cerca de medio millón de veces.  ¡¡¡Una sola conferencia!!!  ¿Cuántos años habría tenido que trabajar en la universidad para ir sumando una audiencia semejante?  El mismo programa de La Voz tiene más de un millón cuatrocientas mil descargas al mes en redes sociales.  Esto era absolutamente impensable en España que, la verdad sea dicha, es un círculo muy limitado y cerrado sobre si mismo”.

Centenares de miles de oyentes al día

“El programa de radio La Voz se emite on line en www.cesarvidal.com pero mucha gente prefiere suscribirse al canal de youtube, a Ivoox o a otras vías similares.  Al día superamos los varios centenares de miles de oyentes en todo el mundo”.

     “España, por supuesto, significa una proporción de la audiencia muy importante, pero inmediatamente después se encuentra Estados Unidos y luego va México.  Tenemos oyentes en Oriente Medio, en Asia – nuestro oyente más fiel se encuentra en Corea del norte – e incluso varios millares de personas nos siguen en Rusia.  Según acabamos sabiendo, había profesores de lengua española que recomendaban escuchar nuestro programa porque decían que se hablaba muy bien el español y, desde luego, mucho mejor que en Radio Nacional de España.  Yo creo que las secciones de doña Sagrario Fernández Prieto sobre cómo hablar bien español y sobre literatura han influido mucho en ese caso”.

El impacto de mi web cesarvidal.com es desbordante

“Desbordante.  En parte, es un blog, pero es un blog muy variado porque lo mismo tiene secciones de política, de economía, de literatura y cine, de series históricas, de música cristiana e incluso de estudio de la Biblia.  En parte, es también el lugar en el que se puede escuchar el programa La Voz con lo que tienes acceso a una información que pocas veces se da en España – realmente, es deplorable la ignorancia en cuestiones internacionales que hay en los medios españoles donde se pontifica repitiendo sandeces sobre cuestiones que se desconocen – pero también a secciones de cultura, economía y psicología además de entrevistas.  El resultado es que sus contenidos son visitados por millones de personas cada mes y en todo el mundo.  Ni en mis mejores días de la radio y del mundo editorial en España hubiera podido imaginar un impacto semejante.   La verdad es que no puedo más que darle gracias a Dios y a todas las personas que se ponen en contacto con nosotros a diario”.

“Cantidad de gente nos escribe casi a diario diciendo que han descubierto a Dios o no han abortado”

    “Es verdad que, en términos materiales, los resultados son modestísimos, pero cuando pienso en la inmensa cantidad de gente que nos escribe casi a diario diciendo que han descubierto a Dios – ¡¡¡con un programa secular!!! – a través del programa, que ha decidido no abortar y tener un niño, que te cuenta cómo el programa lo llevó a abandonar la idea de suicidarse o que, simplemente, te consulta mil y un problemas… ¿qué quieres que te diga?  Yo me siento por más que pagado”.

La entrada Las proezas de César Vidal contadas por él mismo se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This