Aunque la vacunación contra la Covid-19 es voluntaria en España, negarse a recibir el antígeno puede tener importantes consecuencias laborales. Si se dan las circunstancias, las empresas podrán despedir a los trabajadores que decidan no vacunarse. Sin embargo, para ello, las empresas tendrán que incluir esta condición, la de la vacunación contra el coronavirus, dentro de su plan de prevención de riesgos laborales.
Leer noticia completa AQUÍ
Nota de DN: Totalmente inaceptable y otro paso más hacia la dictadura sanitaria y política. Ya veníamos avisando de que, si bien no podían hacer la vacunación obligatoria, iban a buscar todos los trucos necesarios para conseguirlo por la puerta de atrás. Ya están anunciando la creación de la cartilla del buen ciudadano globalista y sumiso, a la que han llamado carnet de vacunación, y que será necesario para llevar a cabo actividades del día a día, algunas de ellas tan esenciales como trabajar. Habrá que organizarse contra esta infamia, pues no pueden obligarnos a inyectarnos una vacuna que ni siquiera sus propios creadores aseguran que vaya a ser efectiva y que no vaya a tener efectos secundarios negativos a medio y largo plazo.

Source: Democracia Nacional

Pin It on Pinterest

Share This