Enrique de Diego.

Hoy, por la amabilidad de Javier García Isac, he intervenido en su programa de la exitosa Radio Ya. El motivo previsto era hablar de mi libro “El suicidio de España”, que ha rebotado con fuerza en Amazon, por el tirón de “El triunfo de Ágatha Ruiz de la Prada“. La tesis del libro es que la causa última de todos los males de España es el alejamiento de Dios, que conlleva la pérdida de referencias morales absolutas, y dispara como falsos valores la codicia, la lujuria y la soberbia. El relativismo imperante en la apostasía asfixia la razón e impone el dominio de la mentira. Es toda esa ambientación banal e inmoral la que, a través de Ana Julia, ha acabado con la vida de un inocente niño de 8 años, Gabriel Cruz.

Hay en esta sórdida y terrible historia muchas zonas de demoledor relativismo:

1.- Ana Julia vino a España desde la República Dominicana para trabajar en un club de alterne de Burgos, para ejercer la prostitución. Es asombroso que esa sea la política, o su falta, de emigración en España. A Ana Julia nunca se le debió permitir residir en España.

2.- En el año 1.996, la hija de 4 años aparece muerta caída o tirada desde un 7 piso en Burgos y se cierra el caso como “muerte accidental“. Lo enervante es que ni tan siquiera se toma declaración a Ana Julia porque tiene un ataque de nervios. ¡Chapuza policial infinita! Se podía haber vuelto al día siguiente o al otro. Ahora se ha reabierto el caso.

3.- A pesar de su personalidad, de su vida caótica, Ana Julia no encuentra ninguna dificultad en enlazar una relación tras otra. Da la impresión de que imperan las relaciones temporales con mera atracción carnal, sin medir las consecuencias.

4.- Está a punto de casarse con un rico enfermo terminal y dejar a la familia sin nada. Es denunciada por robo de joyas. Y a pesar de todo esto, ella sigue en España.

5.- El padre de Gabriel Cruz no parece saber nada de quien ha metido en casa. Es de una irresponsabilidad extrema. No sabe nada de lo que sucedió en Burgos. Vale que es una manipuladora, pero no demuestra pericia para proteger a su hijo.

6.- La madre, Patricia, dice que ella y el padre, Ángel, están muy unidos, pero en realidad están separados. Separarse es una extraña forma de estar unidos.

7.- El niño parece el más inteligente de todos pues avisa de que no está a gusto con Ana Julia. Nadie le hace caso.

8.- Una persona ha sido ingresada en prisión por violencia de género, por presunto acosador, y se le mantiene, cuando todo indica que se le detuvo para dar pasto a los medios de comunicación.

9.- Al final, hay que volver a la certeza absoluta de la fe. Ha dicho Patricia tras el funeral: “Mi niño ha ganado. Sabemos que está en el Cielo. La bruja ya está donde tenía que estar“. Pero la bruja nunca debió estar cerca de Gabriel, nunca debió entrar ni permanecer en España. Gabriel es una víctima de Ana Julia pero también del relativismo y la irresponsabilidad y frivolidad que genera.

10.- La muerte de Gabriel Cruz ejemplifica “El suicidio de España”: en medio de esta brutal caída de la natalidad, han matado a un español autóctono.

La entrada La muerte de Gabriel Cruz a la luz de “El suicidio de España” se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This