La endofobia, parece estar de moda en la comunidad valenciana, ya sabemos que los gobiernos comunistas, padecen ese odio enquistado a todos los españoles y todo lo que significa España.

En esta ocasión, los “afortunados” son, por un lado los parados de larga duración y por otro, los “sin techo”

En el primer caso, los parados, además de tener la desgracia de estar sin empleo, tendrán que pagar el 40% del valor de los medicamentos.

Más de 100.000 pacientes en la provincia de Alicante admiten que no toman la medicación que les manda el médico por no poder pagarla. Y es que el copago impuesto por Sanidad, está poniendo bajo mínimos a los que menos tienen. Según denuncian trabajadores sociales y pacientes, las personas que llevan años en el paro y que ya han agotado todos los subsidios, se están viendo obligadas a volver a pagar el 40% de sus medicamentos. El contrasentido es que mientras estas personas percibían las ayudas estaban exentas de pagar por sus medicinas.

 

http://www.diarioinformacion.com/alicante/2017/04/30/sanidad-obliga-pagar-40-medicinas/1888805.html

Por otro lado, y para disimular esta injusticia, el ayuntamiento de Valencia, ha pensado otra ley endofobica, que no es otra cosa que la de facilitar más dinero a islamistas y maleantes.

El Ayuntamiento de Valencia ha empezado a empadronar a los sin techo que viven en la ciudad. Para ello solo es necesario que los servicios sociales confirmen que una persona tiene su residencia habitual en un determinado lugar, como puede ser el banco de un parque o un cajero automático.

La iniciativa persigue dar acceso a las ayudas sociales a estas personas, que hasta ahora lo han tenido vetado por carecer de un requisito administrativo básico. En Valencia viven en torno a 500 personas sin hogar, según los datos de que dispone el Ayuntamiento.

Algunas ciudades, como Barcelona, ya ha dado pasos en el mismo sentido y la concejal de Igualdad y Políticas Inclusivas de Valencia, Isabel Lozano, espera que más ciudades españolas se sumen a la medida, derivada de las instrucciones publicadas en 2015 por el Instituto Nacional de Estadística (INE) con el objetivo de facilitar el empadronamiento a las personas sin hogar.

“La idea es garantizar los derechos de ciudadanía a toda la población, especialmente a los más desfavorecidos”, ha afirmado Lozano.

Los centros de servicios sociales municipales incorporarán 62 nuevos enchufados en los próximos meses para aplicar el plan,  que incluirá la explicación y guía personalizada a los afectados de las ventajas que conllevará su empadronamiento. Se ve que como Mónica Oltra, ha gastado todos los comodines de asesor, ya que contrato al decimosegundo asesor que la vicepresidenta del Gobierno valenciano firmo en el pacto de gobierno firmado por el PSPV, Comprimís y Podemos.

http://www.lasprovincias.es/politica/201703/23/oltra-llena-cupo-doce-20170323000236-v.html

El Ayuntamiento también cuenta para ello con la colaboración de las entidades que habitualmente trabajan con los sin techo.

La medida pretende que los sin techo de Valencia puedan beneficiarse de la nueva renta valenciana de ciudadanía que la Generalidad pondrá en marcha en unos meses. Se trata de una ayuda más amplia y generosa que la que ofrece ahora la Administración autonómica, y solo exigirá a los solicitantes demostrar que llevan al menos un año empadronados en un municipio de la Comunidad Valenciana.

Además de a la renta básica autonómica, los sin techo podrán solicitar con su entrada en el padrón diversas ayudas municipales, autonómicas y del Gobierno relativas a la alimentación, prestaciones por dependencia, viviendas municipales, abono de la EMT (que permite viajar de forma gratuita), talleres de formación y otros.

La iniciativa no solo beneficiará a quienes viven en la calle, también a aquellas personas que carecen de contrato de alquiler o residen en “espacios colectivos”, como albergues, pisos tutelados y pensiones.

http://politica.elpais.com/politica/2017/05/04/diario_de_espana/1493911624_420123.html

Más ayudas encubiertas a los mal llamados refugiados, que no son más que invasores, que vienen a sustituir a los habitantes autóctonos y ser esclavos, todo ello, defendido y amparado por los alegres comunistas y sus tontos útiles.

Todo a costa de nuestros impuestos, los verdaderos trabajadores.

Pin It on Pinterest

Share This