El año 2020 pasará a la Historia por el tsunami que ha provocado la pandemia de la covid-19, cuyo impacto en la economía española ha sido especialmente virulento. Siete meses después de la propagación masiva del virus, España ha perdido 370.000 empleos, tiene a 750.000 personas en ERTE y ha destruido 86.000 empresas.
Leer noticia completa AQUÍ
Nota DN: Lo curioso es que el Gobierno aún puede dar las gracias a la crisis del coronavirus, pues así puede echarle la culpa de este desastre laboral, cuando la realidad es que la economía ya estaba muy tocada antes de la actual crisis, que ha supuesto la puntilla para nuestra economía y el final de un ciclo destructivo que empezó hace 40 años, en el que se empezó destruyendo nuestros sectores primario y secundario, y que acaba hoy con la destrucción del sector servicios y el cierre de miles de pymes nacionales que serán sustituidas por tiendas de chinos o de pakistaníes o por franquicias-sucursales de grandes empresas extranjeras propiedad de los fondos de inversión. Esa es la realidad de la actual crisis: la venta de lo poco que queda de España. Todo aquel que defienda a este R78 y a la Constitución y al Rey que lo fundaron no es otra cosa que un traidor. Y mientras tanto, seguimos alojando a miles de inmigrantes ilegales en hoteles de lujo canarios, mientras los canarios españoles sufren la tasa de paro más alta del país.

Source: Democracia Nacional

Pin It on Pinterest

Share This