Luis Bru.

La tradición no escrita del mar era que cuando el barco se hundía el capitán lo hacía con él. No es el caso del digital El Español. Si se hunde, y como ha ido analizando Rambla Libre, sus datos son ciertamente inquietantes como vías de agua, el único que no se hundirá será Pedro J Ramírez.

Pedro J invirtió en la empresa El León de El Español SA 5,5 millones de euros de la indemnización de El Mundo, “de lo que me dejó Montoro”. Esa indemnización multimillonaria consistió en 13 millones y otros 14 millones de un fondo de pensiones. Luego se rascó el bolsillo y con otros familiares afirma controlar personalmente 7,5 millones de euros de las acciones. Según fuentes solventes, el periodista Ramírez habría previsto recuperar la inversión en cinco años. Es un plazo habitual en las previsiones de inversores. ¿Cómo? No a través de dividendos, sino de sueldo. Según diversas fuentes, el sueldo anual de Pedro J Ramírez rondaría el millón de euros.

Pedro J Ramírez y Cruz Sánchez de Lara en el teatro Mariinski de San Petersburgo.

La cifra resulta, en principio, increíble, a pesar de la insistencia de las fuentes, por cuanto los gastos de personal de El Español se situaron en 2017 en 5.551.403,82 euros, según las cuentas presentadas en el Registro Mercantil. Ese montante correspondería a una plantilla de la empresa de 87 trabajadores, todos fijos, menos 3. El Español ha reducido plantilla porque ésta estaba compuesta por 102 –todos fijos- en 2016, lo que representaba un coste de 5.805.952,47. Es decir, entre 2016 y 2017 la plantilla se redujo en 15 trabajadores, lo que representó un magro ahorro de 254.549 euros. Eso hace creíble que, en efecto, Pedro J Ramírez esté descapitalizado la empresa o utilizándola de manera elevada en su propio beneficio.

Según nuestro plantel de expertos –directivos de empresas y contables experimentados- si El Español encallara, el capitán “simplemente habría trabajado gratis, pero recuperaría la inversión”.

La reducción de plantilla se ha hecho mediante salidas y abandonos, sin que exista hasta el momento una explicación lógica. El 7 de octubre de 2015, Pedro J Ramírez sacaba pecho y elevaba la apuesta en una entrevista concedida al digital APM: “vamos a marcar un hito en la medida en que es el proyecto nativo más ambicioso que ha surgido en la prensa española y, probablemente, en la europea”. Pedro J incidía en que los medios de papel “han perdido la independencia como consecuencia de haber perdido la rentabilidad”. Las pérdidas reconocidas contablemente en 2017 fueron de 1.920.041,45, si bien en informes anteriores hemos puesto en duda esa cantidad, con tres agujeros negros: inversiones en empresas asociadas (1,6 millones), activo de impuesto diferido (2,3 millones) y elevada morosidad (3,5 millones).

Eduardo Suárez y María Ramírez. /Foto: prnoticias.com.

En esa misma entrevista, Pedro J Ramírez destacaba que “la parte principal del staff la forman el vicedirector, Fernando Baeta; Esteban Urreiztieta, Ana Romero y María Peral, adjuntos al director, dos subdirectores, María Ramírez y Eduardo Suárez”.

Esteban Urreiztieta abandonó El Español para volver a El Mundo el 17 de junio de 2016, Ana Romero también defeccionó en enero de 2017. Eduardo Suárez abandonó el barco en abril de 2016. María Ramírez, hija de Pedro J, siguió a Suárez en julio de ese mismo año. Fernando Baeta, pieza fundamental, aguantó más, porque su salida se firmó el 28 de junio de 2018. Si no nos salen mal las cuentas, del rimbombante primer staff directivo de la redacción sólo queda María Peral. También fue sonada y significativa la salida de Jöhn Muller, director adjunto y responsable de Economía, el 15 de marzo de 2017. Las salidas de redactores han sido numerosas y sólo vamos a destacar las de Carlota Guindal, especialista en Tribunales, que se fue a La Vanguardia, donde está brillando, y Peio H. Riaño, de Cultura, que se fue acusando a Pedro J Ramírez de ejercer la censura por intereses personales.

Fernando Baeta. /Foto: periodistadigital.com.

La descapitalización profesional de El Español, lógicamente entre los periodistas mejor pagados, no parece haber significado una reducción muy alta de los costes de personal, lo que abona o fundamenta la hipótesis de que Pedro J Ramírez se lleva la parte del león –y nunca mejor dicho- de esos costes o retribuciones. Una buena estrategia personal, pero pésima, empresarialmente.

Es uno de los males que también hemos observado en Libertad Digital con periodistas de renombre que dan el paso a montar su propia empresa. La personalizan en exceso –con grave riesgo de continuidad- y, al tiempo, la descapitalizan, en su propio provecho. Son malos empresarios. Esta inquietante línea de conducta la hemos denominado el timo de gurú.

Federico Jiménez Losantos y Pedro J Ramírez. /Foto: extraconfidencial.com.

Desconfíen cuando, con diferentes estrategias, clubes, suscripciones, ampliaciones de capitales, les piden que se rasquen el bolsillo en nombre de elevadas ideas de independencia y libertad; en el fondo, lo que les están pidiendo es que sufraguen sus elevados emolumentos, que lastran la empresa hasta hacerla inviable.

La entrada En El Español sólo se salva Pedro J Ramírez: Un millón de euros de sueldo se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This