Enrique de Diego.

El liberalismo español se hunde en la más completo ridículo. Puñalada trapera de los Clubes de los Viernes de toda España, supuesto clubes liberales, que deben dedicarse más bien al abuso de estupefacientes y bebidas espirituosas, a la Escuela de Salamanca.

Ya era una canallada que se mancillara el nombre de Juan de Mariana con la pluma al servicio del Ibex de Juan Ramón Rallo, pero lo sucedido ahora no tiene pase. Francisco Vitoria, Martín de Azpilicueta, Tomás de Mercado y mi paisano Domingo de Soto, entre otros, se revuelven en sus tumbas ante la ofensa y el oprobio: los clubes de los Viernes, después de salir de las correspondientes casas de latrocinio, no puede ser de otra manera (ya decía Sabino Arana que a los liberales estaban abonados a los lupanares), han votado y concedido a Federico Jiménez Losantos, que no sabe ni donde tiene la mano derecha ni la izquierda, el premio Escuela de Salamanca con el 49,8% de los votos, seguido del politoxicómano Antonio Escohotado, con el 34,1% y el adúltero pareja de la ajada Isabel Preysler, Mario Vargas Llosa. ¡Si se levantaran de sus tumbas los egregios dominicos se volvían de inmediato a ellas, no sin antes enviar a esta patética terna al Santo Oficio (con el acompañamiento de Rallo por trinconcete)!

Hay malestar en el Club de los Viernes charro porque el premio está previsto para “reconocer la labor de intelectuales y pensadores en pro de la divulgación de las ideas liberales” y consideran que se ha elegido a una “persona mediática” pero no a un intelectual ni a un pensador, porque las aportaciones de Losantos a la doctrina son ignotas, es dudoso que haya leído algunos libros fundamentales y sólo consta su alucinada y delirante afición a la novela negra y a los asesinos en serie (para no ser víctima de ellos, puntualiza, el linchador compulsivo, al que le quedan dos patadas).

El premio Escuela de Salamanca lo recibió en su primera edición Jesús Huerta de Soto, otro que tiene más cara que espalda, y que lejos de ser Catedrático de la Universidad privada de Las Vegas, como Murray Rothbard, es un anarcocapitalista a la española: catedrático de Economía de la Universidad estatalísima Rey Juan Carlos, una auténtica cloaca pepera de másters de tómbola y licenciaturas del rasca de la ONCE.

Lo de Losantos ya es el acabose, el ridículo más completo y el 49,8% de los miembros de los Clubs de los Viernes merecerían ingresar una larga temporada en un frenopático o hacer todos los días gárgaras de bicarbonato. A elegir.

En realidad, Federico Jiménez Losantos y Libertad Digital SA en términos de contrastración popperiana muestran la patraña del liberalismo hispano, un fracaso total, sin más dignidad ni más luces que Rinconete y Cortadillo en el Patio de Monipodio.

He aquí algunos datos que dejan el liberalismo de Losantos a su altura o a la del betún:

Luis Bárcenas. /Foto: cadenaser.com.

1.- Este personaje se ha dedicado a pillar Presupuesto público de manera compulsiva, e incluso chapoteando en las peores cloacas patrias. De esa manera, en la primera ampliación de capitales Luis Bárcenas, por orden de Ángel Acebes, cogió la llave de la caja B del PP y sacó 410.000 euros de vellón para comprar acciones de Libertad Digital SA. Aunque Losantos dice que él no se enteró de nada y todo lo guisó mosén Alberto Recarte, alias delincuente tarjeta black, otro de la nueva Escuela de Salamanca, la que no trinca es que es manca. Arturo Fernández, otro ejemplo de honradez, compró con la Fundación de CEIM, que tirando del hilo la paga el sufrido contribuyente, otros 698.775 euros de acciones.

2.- Nada más edificante que la defensa del libremercado, pero para los demás. Este personaje ha recibido sinecuras en forma de licencias de televisión y radio. Por las cinco de TDT que le dio la beata liberal Esperanza Aguirre Gil de Biedma y de las mercedes sacó Losantos un pelotazo de más de 3 millones de euros. ¡Viva la Escuela de Salamanca, la que no trinca es que es manca!

3.- Este liberalismo egipcio adicto al Presupuesto está enfangado hasta más arriba de las cejas con la mierda pública y confunde una empresa con un chiringuito. Losantos se ha dedicado al timo liberal por excelencia: pedir dinero a hooligans incautos y llevárselo a Orihuela del Tremedal, provincia de Teruel, tonto ella y tonto él (por los accionistas). En vez de una empresa ha montado un chiringuito, que se ha dedicado a hacer ampliaciones de capitales para hacer nuevos proyectos que siempre han quedado en agua de borrajas. La última que hizo abierta esperaba recoger 3,2 millones y sólo recolectó 432.670 euros.

Federico Jiménez Loantos con Ayanta Barilli. /Foto: lamoscamediática.com.

4.- A pesar de tanto Presupuesto público como ha depredado (falta por saber lo que pillaba de Caja Madrid, Caja de Ahorros del Mediterráneo, Bancaja…pero eran cientos de miles de euros), este negado, esta parodia de empresario, este chapuzas del liberalismo egipcio, no ha aprendido en la Escuela de Salamanca que una empresa debe dar beneficios y que eso se consigue gastando menos de lo que se ingresa y no pagando las clases de sexo de Ayanta Barilli a 60.000 euros. De esa forma, Libertad Digital SA, casa de empeños liberal, no ha tenido más que pérdidas, lo cual merece, sin duda, el premio de los Clubes de los Viernes. En 2012 perdió 5.836.225,90 euros, que ya es perder, para un empresa de mierda; ¡hay que ser inútiles! En 2013, perdió 1.075.725,67. ¡Losantos es adicto a los números rojos, le recuerdan su juventud! En 2016 perdió 733.053 y en 2017, 302.519,37.

5.- Federico se ha creído que su birria de empresa es un holding y tiene más tejemanejes contables que Rumasa y Nueva Rumasa juntas. Dice –atentos los chicos de los Clubes de los Viernes- que a Libertad Digital le deben “las empresas del Grupo” -¿qué grupo, leches?- ¡3.589.466,75!. Es decir, que Losantos le debe a Losantos 3.589.466,75 euros y afirma Losantos que Losantos se los va a devolver uno de esos viernes. Además, este liberal de pacotilla afirma que la Agencia Tributaria le debe 2.987.546,39 y contabiliza una morosidad a su favor de 2.285.586,01 euros. Hay que confiar en que el premio Escuela de Salamanca esté bien dotado porque Losantos no se come el turrón.

Federico Jiménez Losantos, Dieter Brandau, Luis Herrero. /Foto: tv.libertaddigital.com.

6.- La gestión de Libertad Digital SA bien merece ser estudiada en las Escuelas de Negocios como el compendio de todo lo que no debe hacerse. Por ejemplo, poner al frente de una cadena de TV a un jovencito que no sabe ni lo que es prompter ni el pinganillo, un tal Dieter Brandau. Ni tampoco poner a un técnico de sonido al frente de la cadena. Verbigracia, Javier Somalo. A pesar de perder año tras año, Libertad Digital, liberalismo fatal, ha aumentado personal de 98 trabajadores en 2011 a 144 en 2018. Con lo que gasta 5 millones en personal, pero encima subcontrata por 4,9 millones, lo cual es no poco misterio porque ¿qué necesita subcontratar una mierda de radio local y un digital de cuarta? ¿O es que alguien se lo está llevando crudo?

César Vidal, en el estudio de Es.Radio. /Foto: periodistadigital.com.

7.- Uno de los motivos de crítica y disenso de César Vidal, que salió por piernas con la salud maltrecha, es que las salidas patrocinadas de Losantos se saldaban con pérdidas. Una empresa, incluso confesionalmente liberal, lo que hace es o no salir o cortar dietas o viajar en segunda o ir en patinete, pero no perder la segunda vez, pero el liberalismo de Losantos es muy acomodaticio a sus intereses.

Sólo falta que el premio Escuela de Salamanca esté pagado por la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Salamanca –en el liberalismo patrio la que no trinca es que es manca- y que los Clubes de los Viernes reciban subvenciones.

¡Con liberales como Losantos para que queremos intervencionistas!

 

La entrada El liberalismo español se hunde en el ridículo: Losantos, premio Escuela de Salamanca: la que no trinca es que es manca se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This