Miguel Sempere.

Una cubana de 37 años ha asesinado en Tenerife a un rapero de 27 años. Lo cosió a puñaladas. Si hubiera sido al revés abriría todos los informativos y habría manifestaciones feministas. Pero ya se sabe que eso de la violencia de género es un negocio que hay que alimentar con mentiras y víctimas.

Ibrahim, un joven de 27 años, ha sido asesinado en el Paseo de Santa Julia, de la localidad Cabo Blanco, en Tenerife, a manos de una mujer de 37 años de origen cubano, que ha sido detenida tras los hechos cuando intentaba darse a la fuga tras adquirir un billete de avión por 3.000 euros. Los hechos ocurrieron el pasado 4 de agosto en la vivienda donde Ibrahim convivía con la presunta asesina, con quien compartía piso, y que le apuñaló sin motivo aparente. ‘La Cubana’ -como así llaman en el pueblo a la mujer había pasado “toda la noche fumando crack” delante de la pequeña hermana del joven.

La presunta asesina huyó del lugar en su propio coche mientras Ibrahim logró salir a la calle para pedir ayuda, ensangrentado y lleno de puñaladas. Una chica le encontró, pero la pérdida de sangre le hizo perder el conocimiento. Fue trasladado a Urgencias del Hospital Nuestra Señora de la Candelaria. Un familiar explicó que la víctima sufrió hasta siete infartos antes de morir:  “Lo han matado como a un perro”, se lamentaba un vecino al conocer la noticia.

Cuando las fuerzas de seguridad pudieron dar con La Cubana, encontraron entre sus posesiones un billete de avión con destino a Cuba, para el día siguiente, por valor de 3.000 euros y las maletas en el maletero del vehículo en el que se dio a la fuga. La mujer ha pasado a disposición del Juzgado de Instrucción Número 3 de Arona, el lunes pasado, por la mañana, acusada de un delito de homicidio. Deberá ingresar en prisión provisional al haber, además, evidencias de riesgo de fuga.

Ibrahim, gran aficionado de la música, se esforzaba por hacerse un hueco en esta industria a través de su canal de YouTube. El joven no tuvo más remedio que quedarse a cargo de su hermana pequeña después de que su padre muriera hace un par de años por causas naturales y su madre también falleciera en un accidente de tráfico. Para poder hacer frente a las facturas, alquiló una habitación a la mujer cubana de 38 años, que presuntamente terminó con su vida.

Los conocidos y amigos de Ibrahim le definen como una persona alegre, siempre escuchando música, haciendo deporte y disfrutando de una hija, fruto de una antigua relación.

El fatídico suceso ha desatado polémica en las redes sociales a partir de comentarios en los que se habla de la supuesta “violencia hembrista”, por el hecho de que el crimen ha sido cometido por una mujer y que la víctima es un hombre. Algunos de los tuit aparecían en el perfil de Facebook del joven, que ha sido cerrado.

 

captura