Enrique de Diego.

A César Vidal le resulta inquietante la facilidad con que Albert Rivera y Ciudadanos cambian de principios: Señala a Pedro J Ramírez como quien encamina a Rivera por la senda del macronismo. ¿Es Ciudadanos el partido de George Soros? ¿Qué influencia tiene la masonería en el partido naranja? ¿A qué le compromete a Manuel Valls su condición de masón? He aquí las respuestas de temas apasionantes:

  •  Ha sido un regalo muy especial de los Reyes Magos que nos hayan enviado la primicia en España –en Francia es un hecho conocido- de la condición de masón –Gran Oriente entre 1998 y 2005- del candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, que considero que explica muchas cosas en relación con los bandazos morales e ideológicos de Ciudadanos. Acudimos a usted, César Vidal, como especialista en el tema como autor de una historia de “Los Masones” en busca de ilustración. ¿Puede decirse que el fin de la masonería es acabar con el cristianismo?

–  No. No creo que esa afirmación sea correcta.  La masonería cree en la imposición de su escala de valores – que, dicho sea de paso, según las obediencias, ha variado con el paso del tiempo – sobre la propia nación, primero, y sobre el conjunto de la Humanidad después.  En esa lucha por el dominio mundial, ha chocado siempre con las ambiciones semejantes del Vaticano.  El enfrentamiento entre ambas entidades ha sido muy duro, pero desde hace décadas, y de manera bien reveladora, el blanqueamiento de la imagen de la masonería ha sido llevado a cabo en naciones sociológicamente católicas por clérigos, especialmente jesuitas. Cuestión aparte es que la masonería implique una cosmovisión que choca totalmente con lo que significa el cristianismo.  Esa circunstancia es innegable y convierte en más angustiosa la conducta de los defensores clericales de la masonería.

  • ¿Qué obediencias masónicas existen y cuáles son sus tendencias internas en cuanto a ideas?

Sería muy prolijo detenerse en las obediencias masónicas a escala mundial.  La Gran Logia unida de Inglaterra calcula el número de masones en todo el mundo en seis millones, es decir, el equivalente a una secta de tamaño pequeño como los testigos de Jehová o los adventistas del séptimo día.  La Gran Logia Unida cuenta con un cuarto de millón de miembros y las de Escocia e Irlanda sumadas rondarían los ciento cincuenta mil.  En Estados Unidos, sumando todas las obediencias, los masones andan sobre los dos  millones de miembros.  Esta es una masonería regular, deísta, no necesariamente anticlerical – en ocasiones, hasta lo contrario – pero que históricamente ha visto con malos ojos a la iglesia católica por su persecución de la libertad de conciencia, por su apoyo a las monarquías absolutas y por sus pretensiones de dominio espiritual en régimen de monopolio.  Frente a ese bloque se encuentran las logias de la masonería continental – que la Gran logia de Inglaterra denomina irregulares – que se agrupan en el Gran oriente y que sí han sido históricamente anticlericales, han permitido ocasionalmente la no creencia en Dios e incluso se han abierto a la presencia femenina en los últimos años. Junto a estas dos grandes agrupaciones hay que añadir otras aún más irregulares si cabe como fue la logia P 2 en Italia que llegó a formar un estado dentro del estado y que mantuvo una colaboración estrechísima – y siniestra – con la Santa Sede.  Por último, súmense los que han ido creando otras obediencias hiperirregulares, si se me permite la expresión.  En conjunto, se trata de un bosque muy frondoso en el que no siempre es fácil distinguir los árboles.

  • El Club de los Leones, los Rotarios, ¿tienen relación con la masonería?

Buena pregunta porque Juan Pablo II – el mismo papa que recibió al masón Mario Conde llamándole “caro amico Mario” (querido amigo Mario) – pronunció un discurso el 14 de junio de 1979 alabando a los miembros del Club de los rotarios.  Esta entidad no es una rama de la masonería, pero, sin duda, en algunos casos se da la doble militancia.  Creo que con el Lions Club sucede lo mismo.  No son la masonería, pero muchos de sus miembros – incluido su fundador – son masones.

Los dislates de Zapatero tuvieron claros paralelos en el Libro blanco de la laicidad del Gran Oriente francés

  • ¿Cuáles son las relaciones de la francmasonería francesa y la española?

Históricamente, siempre han sido muy estrechas.  Las primeras logias españolas fueron fundadas por militares españoles iniciados en Francia y esa tónica se ha mantenido con el paso de los años.  No deja de ser significativo que buena parte de los dislates de la era Zapatero tuvieran claros paralelos en el Libro blanco de la laicidad del Gran Oriente francés.

  • La Constitución prohíbe las sociedades secretas y la masonería lo es, pero esa prohibición no se ha desarrollado en el Código Penal. ¿Por qué? ¿Cuál es el estatus de la masonería en España?

Los masones – igual que, por ejemplo, el Opus – insisten en su carácter no secreto sino discreto.  Por supuesto que son una sociedad secreta, pero nadie ha considerado correcto aplicarles la ley, en parte, porque hay masones en la práctica totalidad de los partidos políticos y, en parte, porque nadie ha querido asumir el estigma de hacer lo mismo que hizo Franco.El peso de los masones en áreas como la administración de justicia, la Agencia tributaria, ciertos sectores de las FFAA e incluso el mundo editorial debería ser conocido y públicamente expuesto, pero nadie lo va a hacer.  No deja de resultar llamativo que se haya cuestionado a jueces por pertenecer al Opus y nadie diga nada si los tribunales, la Agencia tributaria, la flota o las editoriales y la prensa tienen a masones en el puente de mando.

El giro de Ciudadanos hacia la ideología de género de posible inspiración masónica

  • Si me lo permite, bajamos al terreno de lo concreto. Bien, Manuel Valls es masón. ¿A qué le compromete? ¿En qué medida influye en su condición de político?

No está claro si en estos momentos Valls es un masón activo o está en la situación de durmiente. Pertenecer a la masonería, sin duda, influye en su acción política y eso cuenta con numerosos paralelos en la Historia. Llevo tiempo preguntándome si el giro de Ciudadanos en temas como la ideología de género no están relacionado con el hecho de que algunos de sus miembros sean masones y de que alguna de sus figuras claves se dedica a cantar las loas de Soros.

César Vidal y Roberto Centeno. /Foto: larazon.es.
  • Roberto Centeno considera que el establishment ha enviado a Valls a Barcelona por la suposición de que Cataluña puede llegar a la independencia y conviene que se mantenga bajo la influencia de Francia. ¿Comparte esa tesis?

Es una hipótesis sugestiva y nada descabellada.  Cataluña siempre ha sido un bocado apetecido por Francia – recordemos que Luis XIII la controló y Napoleón se la anexionó – y la masonería siempre ha actuado en favor de los intereses imperiales del país vecino. Basta observar el panorama africano para captar que Francia inicia, primero, a los dirigentes africanos en la masonería y luego los convierte en presidentes. Que esté en marcha una operación de calado semejante en Cataluña no sería ni imposible ni disparatado.

Albert Rivera, cuando era provida. /Foto: m.forocoches.com.
  • Recuerdo a Albert Rivera en programas de Intereconomía. Concurrió a las elecciones europeas de 2009 en coalición con Libertas del irlandés Declan Ganley y lo hizo defendiendo el derecho a la vida desde el inicio de la concepción hasta la muerte y por supuesto con una postura contra el Tratado de Roma. Ahora Ciudadanos ha votado a favor de la eutanasia y se ufana de ello. ¿Es un cambio masónico? ¿Tiene convicciones? ¿Es un mero charlatán ambicioso?

Que el cambio es espectacular resulta innegable y evidente.  Cuestión aparte es que hay detrás.  ¿Puede ser una de las condiciones para tener el apoyo mediático de Pedro J siempre muy comprometido en el avance de la ideología de género?  ¿Tiene que ver con la agenda de Soros muy vinculado con alguno de los dirigentes más importantes de Cs?  ¿Es otra señal de una creciente presencia de la masonería en la formación naranja?  No cuento con elementos suficientes como para adelantar una tesis, pero nadie puede negar lo espectacular del cambio.  También es inquietante que los principios sean tan fáciles de cambiar.

  • Albert Rivera ha participado en las reuniones del Club de Bilderberg, como hizo también Manuel Valls. ¿Qué implica o significa esa participación? ¿Qué compromisos se adquieren?

En principio, las reuniones del Club Bilderberg son meramente informativas y las únicas condiciones son no tomar notas y no revelar lo hablado.  Que Rivera haya sido invitado indica que se ha considerado la posibilidad de que llegue a posiciones de poder en España.  Ir más allá de eso me parece que es mera especulación.

Albert Rivera y Luis Garicano. /Foto: elconfidencial.com.

10.- También ha sido significativo el elogio del responsable de Economía, Luis Garicano a George Soros. ¿Considera que Ciudadanos es el nuevo instrumento de George Soros en España?

 Soros nunca pone todos los huevos en una cesta y la prueba es que la lista de los eurodiputados que considera “reliable” va de los nacionalistas catalanes y vascos a Podemos pasando por el PP, el PSOE y Cs.  El mismo encuentro con Sánchez nada más convertirse éste en presidente del gobierno es harto revelador.  Yo imagino que un gobierno PSOE- Ciudadanos especialmente tras los últimos cambios de este partido le haría enormemente dichoso, pero, en cualquier caso, Soros no apuesta a un solo caballo.

Pedro J Ramírez. El león padece artritis. /Foto: elmundo.es.
  • La referencia europea y el principal aliado de Albert Rivera en Europa es Emmanuel Macron, quien, por cierto, anda de capa caída. ¿Ciudadanos es el macronismo español?

A eso ha querido Pedro J que jugara, pero una cosa es querer y otra muy diferente es poder

  • Además de Manuel Valls, ¿tiene conocimiento de la militancia masónica de otros dirigentes de Ciudadanos?

Ciudadanos tiene gente en su seno que hace innecesaria la militancia masónica para seguir determinados planes dictados desde fuera.

La entrada César Vidal: “Pedro J ha querido que Albert Rivera juegue al macronismo, pero una cosa es querer y otra poder” se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This