Carles Puigdemont. /Foto: elviejotopo.com.

Enrique de Diego.

Eres un miserable, Carles Puigdemont, y un canalla; un mediocre y un cara dura. En tu mensaje, ante la Diada, celebración de la derrota de los patriotas españoles austracistas, te has atrevido, mindundi de los testículos, a decir que “nada ni nadie romperá la convivencia en Cataluña. No lo permitiremos“. Cuando tú eres quien la ha roto, sin medir las consecuencias de exacerbar las emociones, de romper el principio de legalidad y de iniciar una rebelión devenida en revolución -ni las propias normas del Parlament han sido respetadas- que entraña el germen de una guerra civil.

No puedes cumplir las expectativas que has generado, aunque seguramente sí has conseguido ya pasar a la Historia como un desastre sin paliativos para Cataluña. No puedes hablar en nombre de toda Cataluña; en todo caso de la mitad o menos a la que llevas a un enfrentamiento con la otra media y con el resto de España que no te va a perdonar tus insultos, tus agravios y tus ofensas.

Has roto el equilibrio, todo lo inestable que se quiera, por el que la convivencia en Cataluña era posible. Ahora estás enfrentando a unos con otros, dando alas a los antisistema de la CUP, provocando la violencia criminalizando a los alcaldes que están dispuestos a respetar la legalidad, mintiendo y manipulando con una masacre de la que tú, por negligencia e incompetencia supinas, eres responsable.

Llevarías a Cataluña a la ruina, con pérdida del 35% del PIB, disparando la deuda, quebrando la sociedad y reduciendo las pensiones de 1,6 millones de catalanes por encima del 25%. Esto a ti te da lo mismo. Has sido un mantenido del sistema toda la vida. No roba España. Es España la que es robada, y los españoles, y dentro de ellos, los catalanes, por parásitos como tú, como Rajoy, como todos los políticos profesionales que estáis depredando a una sociedad oprimida, expoliada, aniquilada hasta los tuétanos, a la que tú hundes con tus embajaditas de la mandadita Francisca Guardiola y la élite corrupta, la famiglia Pujol, el clan del Liceo, y todas las sanguijuelas que por toda España viven de hundir a las gentes laboriosas y chuparlas la sangre.

España se liberará de todos vosotros. Lo que tú estás haciendo es tan grave que en tiempos de lealtades más probadas se dirimía con el fusilamiento al amanecer, y hoy está tipificado como un delito de rebelión castigado con entre 15 y 25 años.

¡Ojalá no haya un baño sangre pero tú has puesto las condiciones para que lo haya! No es un juego. No es la vanidad herida de un acomplejado como tú, deseoso de pasar a la historia, como te confesaste en el Círculo del Liceo. Estás lanzando a media Cataluña contra la otra media; estás invocando a los demonios del conflicto y la violencia y encima manipulas presentándote como el garante de la convivencia, cuando la has dinamitado.

Después de más de 40 años de ingeniería social, de totalitarismo en la escuela, de violencia subvencionada desde la Generalitat, no habéis conseguido, los jodidos separatistas, acabar con la resistencia de más de la mitad de Cataluña, adherida con singular fortaleza a la libertad frente a vuestra barbarie. Pero, ¡lobos con piel de borrego!, ¿quién os va a creer con esos rollos estrambóticos de la doble nacionalidad cuando os dedicáis a poner multas a quien ose rotular su comercio en castellano? ¿Cómo os vais a presentar con los ropajes de la tolerancia cuando en vuestras manifestaciones coreáis “españoles, no; refugiados, sí? ¡Cuándo habéis llenado Cataluña de integristas marroquíes, algunos de los cuales, cebados de subvenciones, matan en Las Ramblas para convertir Cataluña en tierra de califato! ¡Sois, jodidos separatistas, un pozo de inmundicia y odio!

Tú eres el destructor de la convivencia, canalla, mequetrefe, miserable Carles Puigdemont. Tú eres el que has abierto la caja de Pándora de la violencia y la destrucción. Tú eres un peligro al que hay que parar, como sea, con las armas del Estado de Derecho.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This