Enrique de Diego.

Recuerdo, Susanna Griso, que en una ocasión pregunté a una becaria qué le gustaría ser, cuál era el objetivo de su ambición profesional. Y me respondió que le gustaría “informar de moda en el programa de Susanna Griso”. Me quedé de piedra ante tan lamentable respuesta porque tú, Susanna, eres el antiperiodismo; eres la cara amable y la voz tenue del mal absoluto. Eres la mentira, la desinformación y la ocultación.

Nunca nadie te debió permitir que hubiera una cámara delante de ti para mostrar la inmundicia de tu verbo, porque tú nunca has buscado la verdad, nunca has dado una información ni una noticia, sino que has aventado siempre mercancía averiada, manipulación asquerosa. Eres de esas personas que se creen que por poner una voz susurrante son moderadas, cuando todo en ti es radicalidad vomitiva, es podredumbre maloliente, es desarme de la sociedad, es insulto a la inteligencia de la audiencia.

Te recomiendo, para ver si aprendes algo, que no creo, pues me pareces demasiado degenerada en tu adhesión a la mentira, la lección de buen periodismo que hoy da en Rambla Libre Javier de la Calle sobre la plaga de violaciones y agresiones sexuales perpetradas por manadas de extranjeros contra mujeres españolas autóctonas, y de las que tú no has informado nunca, ni informarás, ni harás un reportaje, ni abrirás ningún debate, porque eres una vestal amorfa de la corrección política.

Desirée Mariottini y dos de los detenidos por su violación y asesinato.

Frente a ese ejercicio de realidad, frente a ese despliegue de periodismo, que siempre ha de responder a las míticas 7 w, entre las cuales está el quien, en ocasión deleznable, cuando se trataba en tu programa el terrible asesinato de la joven italiana Desiree Mariottini, impusiste a los contertulios, con ínfulas de degradada inquisidora, “no informar” acerca de la nacionalidad de los delincuentes, que en ese caso eran dos senegaleses, un nigeriano y un nacional de Gambia, y adujiste como razón para tu impúdica censura que los ciudadanos “no están suficientemente informados”, ni deben estarlo, de eso ya te encargas tú. A Desiree la tuvieron 10 largas horas agonizando y los cuatro detenidos están acusados de violación sexual múltiple, homicidio agravado y suministración de droga.

La sociedad no hubiera llegado a la degradación actual si hubiera habido periodismo, porque tú no buscas la verdad sino que chapoteas en la mentira, eres la antítesis del periodismo, eres el producto de esta época oscura, falsa con maneras de hipocresía farisaica.

¿Qué consigues con esa manipulación para ocultar la realidad? ¡Qué haya más víctimas inocentes! Que no se tomen medidas, que la sociedad esté desprotegida. Que el racismo triunfe, pues todas esas agresiones sexuales contra menores indefensas son de un racismo exacerbado, de una xenofobia profunda y contumaz. Consigues la destrucción de la sociedad, que es a lo que aplican la piqueta todos los inmundos medios de comunicación actuales, pozos de inmundicia y amoralidad, cloaca, miseria y basura, con la cara maquillada y la voz muy tenue para vender el mal a manos llenas.

Ana Rosa Quintana. /Foto: lavanguardia.com.

Cuando tú, y otras y otros como tú, como la partidaria de la violencia selectiva contra las mujeres, Ana Rosa Quintana, no salgáis en ninguna televisión, no tengáis trabajo, será la señal de que está sociedad ahora atribulada se ha salvado.

La entrada Carta a Susanna Griso: Eres el antiperiodismo, la cara amable y la voz tenue del mal absoluto se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This