Enrique de Diego.

¡Qué penosa izquierda padecemos! ¡Qué incapacidad mostrenca para el análisis! Con todos los medios a favor, y ¡qué completa nulidad eres, Pablo Iglesias! Primero se intentó acabar con Vox mediante el silencio y ahora parece que se pretende finiquitarlo mediante el estruendo, haciéndole la campaña de manera obsesiva. Santiago Abascal se puede tomar unas vacaciones, con los suyos, que ya te encargas tú, y marisabidillas estomagantes como Susanna Griso, de llevar a Vox a la mayoría absoluta.

Eres un indigente mental que hablas para oligofrénicos políticos. Para ir de marxistilla de tres al cuarto, dispuesto con tu físico enquencle y cada vez más cheposo a la justicia revolucionario, vas para ruina humana, ni la más mínima autocrítica. Porque una de las noticias es que Adelante Andalucía -otra marca más de esa escombrera amalgamada de Podemos, que no puede nada, más que pagarte la mansión de La Navata, nunca se vio un partido más caótico y con menos capacidad de poder- se ha pegado un batacazo, que la hace inconsistente y en proceso de extinción, que es en lo que está Podemos, lameculos comunista del chulo puta de Pedro Sánchez. El fascista eres tú, majete.

Así que en Vox no hay nada de nuevo, porque es el PP de Esperanza Aguirre, la corriente “franquista sin complejos“, no hay que obviar lo del franquismo para idiotas descerebrados de esta izquierda nauseabunda, con un dirigente que lleva décadas “chupando del bote” y que ahora plantea “suprimir las autonomías que les daban de comer”. Que Santiago Abascal ha sido y es toda la vida un político profesional es una obviedad, no es noticia, aunque ahora se repita mucho, de 199.2003 le colocó su tío como asesor de la subdelegación del gobierno en el País Vasco, de 2010 a 2012 le colocó Esperanza Aguirre como director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid y en 2013, que es ayer como aquel que dice, le puso de Gerente de la Fundación del Mecenazgo y el Patrocinio Social, entidad subvencionada fundamentalmente para pagarle el sueldo a Abascal. Lo novedoso, Pablete, es que plantea suprimir las autonomías mientras tú te pierdes en la retórica vacua. Y suprimir las autonomías es de extrema necesidad lo diga Santiago Abascal o su porquero (tú eres el porquero de los separatistas).

Cartel contra Pablo Iglesias en las inmediaciones de su mansión. /Foto: ramblalibre.com.

Igual que tú me hurtaste el concepto casta, que has abandonado en cuanto te has instalado, Vox me sustrajo esa propuesta de acabar con el nefasto modelo autonómico; es mi sino, todo sea por la Patria.

Abascal es la consecuencia de su tenacidad y su esfuerzo, al tiempo que de los inmensos errores de la izquierda, en la que tú eres una mierda en el camino o a cagar a Galapagar. A ti te mimaron los medios, te llevaron de Sexta en Sexta y tiro porque me subvenciona Chávez y él ha roto -por ahora- el sistema en medio de un silencio espeso. Lo tuyo no tiene mérito, lo suyo, sí. Eso es una manifiesta novedad. Pero si ha llegado mediante el silencio es porque responde a corrientes muy profundas y muy sanas existentes en la sociedad: el patriotismo, la dignidad, el esfuerzo.

Irene Montero y Pablo Iglesias. /Foto: elconfidencial.com.

Nunca Podemos ha entrado en el mundo rural. ¿Cómo iba a entrar con tu patética portavoza, que no supo retirarse a tiempo durante el embarazo, yendo a prohibir los toros, la caza, la Semana Santa y a destruir España de mamavergas de los secesionistas? Eres un asco, tío. Y tu partido una escombrera, una cloaca del sistema, pero si en los Ayuntamientos os habéis vendido por cuatro chavos. Publica, en esta obsesión paranoica por buscar al votante de Vox, El Confidencial que “los pueblos rojos votan a Abascal: Es por los toros, no por los inmigrantes”. Luego se lee y es una manipulación más, porque es por la caza y por los inmigrantes, que viven de las ayudas sociales para mantener a la plaga de trabajadoras sociales que padecemos. Y otra crónica: “El 99% de los cazadores fueron a votar“. Estos se enteran muy tarde. Desde Rambla Libre lo dijimos con anterioridad: los taurinos y los cazadores iban a votar en masa a Vox, como lo iban a hacer los varones perseguidos y desposeídos de la presunción de inocencia por el feminismo histérico y lésbico ahíto de subvenciones. Hay en España 1,2 millones de licencias de caza, todo un nicho de mercado electoral que nadie en su sano juicio se hubiera dedicado a agredir; alrededor de ese mundo hay entre 5 y 6 millones de electores, que esta izquierda de mierda se ha dedicado a despreciar y vilipendiar.

Vox ya se ha disparado a 20,500 militantes y tienen que contratar otro servidor para atender a todas las peticiones. ¿Cuántos te quedan a ti? Tú, Pablo, no tienes militantes. Nadie va ya a tus círculos de pega. Ni Manuela Carmena te hace caso porque apestas.

Y en lo de la licencia de caza se ve el absurdo del Estado autonómico. Porque antes, con Franco, sí con Franco, caudillo invicto, gracias al cual bebemos y regamos, parásito, que la gente está harta de vuestras obsesiones de acomplejados antifranquistas cuarenta años después de muerto, bastaba y sobraba con tener una licencia de caza para todo el territorio nacional; el permiso de armas se conseguía con suma facilidad, tú que eres partidario al derecho a portar armas, menos para Santiago Abascal, y ahora es preciso tener 17 y contratar una gestoría para que te las consiga, porque es todo un despropósito, un despilfarro y un lastre para mantener a parásitos como tú, Pablo Iglesias de los cojones.

Porque tú lo que planteas es la destrucción del mundo rural -los criterios contra la caza llevarían a prohibir la ganadería y la pesca, y a cerrar las carnicerías y las pescaderías- y de los barrios, llenándolos de inmigrantes sin oficio ni beneficio, dedicados a la delincuencia, o repitiendo que hay que combatir la violencia de género pero traer más inmigrantes, cuando la violencia de género es casi monopolio de los inmigrantes. Eres un farsante y un mentiroso compulsivo, un completo gilipollas, que presentaste a Podemos como una fuerza regeneradora, y no eres más que un botarate rancio, porque no hay nada más rancio que el comunismo camuflado ahora bajo los harapos de esta corrección política, de la que está todo el mundo harto, como está todo el mundo harto de ti y de Susanna Griso, de todas las gilipolleces de este sistema que nos arruina al tiempo que nos toma el pelo. Así que hay que trucar incluso las fotos y presentar a Abascal besando la tumba de Franco. Hay que ser Texanos, digo indigentes mentales, para caer en simplismos tan cutres y bajos. No dejarás de ser nunca un barriobajero en La Navata, al que desprecian todos sus vecinos.

Asi que “chupar del boteSantiago Abascal, y tú, cacique de Galapagar, ¿qué has hecho? Pero si no has hecho otra cosa que chupar del bote en una Facultad que es una cloaca. Si eres un funcionario del sistema, si no has hecho otra cosa que vivir del Presupuesto y lamerle el culo sin pudor ni vergüenza al sistema. No eres más que una colección de tics estúpidos, gestos vacuos y un manojo de complejos y contradicciones.

Estás acabado. Ya no eres útil a los poderosos. Se ha tomado nota. Vas camino de ser un juguete roto, que quizás pueda sobrevivir como asistente de Pablo Echenique pagado en negro, si Echenique tiene con qué pagarte.

¿A qué público objetivo te diriges tú y esa cloaca de Podemos? A los cultivadores de marihuana y a los emporrados. Tú única propuesta, al servicio de tu amo George Soros, es legalizar la marihuana. Drogar a la juventud española, degenerarla, terminar de hundirla, pedazo de escoria. Ese es tu electorado: las emporradas, porque eres feminista, y esas no te van a mantener el sueldo. Y los separatistas ya tienen sus propios partidos, porrero y mamporrero.

La entrada Carta a Pablo Iglesias: Eres un botarate rancio al que sólo votan las emporradas se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This