Miguel Sempere.
Begoña Villacís Sánchez, la previsible candidata de Ciudadanos al Ayuntamiento de Madrid, parece una política de diseño que nunca ha roto un plato y en torno a la cual todo es armonía. Todo en ella es corrección política, convenientemente feminista, suficientemente amable con el colectivo LGTBI, suavemente partidaria de la eutanasia, Begoña decidió ser abogada mientras veía la película 12 hombres sin piedad de Sidney Lumet. Entrañable.
Begoña Villacís. /Foto: vanitatis.elconfidencial.com.
Su curriculum expande el discreto encanto de la burguesía. Colegio concertado La Salle San Rafael, Licenciada en Derecho por la Universidad San Pablo CEU, máster en Fiscal y Derecho Tributario por la Universidad Pontifica de Comillas, entró a trabajar en Legalitas y fue reclamada, por sus conocimientos y presencia, en las televisiones como divulgadora del Derecho y eso que se llama tertuliana. En El gato al agua de Intereconomía la conoció Albert Rivera y la fichó. Puso patas arriba a Ciudadanos de Madrid, acuchilló con soltura y se convirtió en la cara de Ciudadanos en la capital.
Una madre en negro
Es una de esas dirigentes que no quiere hacerse fotos ni verse mezclada con la extremaderecha, aunque la tiene muy cerca y a la de verdad, con un hermano skin head. Su madre, Marisol Sánchez Alonso, regenta una red de más de cien pisos de alquiler para universitarios en la zona de Moncloa-Argüelles y todo indica que tiende a cobrar en negro, pues una de sus exigencias es el pago mensual en efectivo en su despacho de la calle Gaztambide, sobre todo cuando se trata de pisos de su propiedad, aunque también es la intermediaria entre otros propietarios y estudiantes.
La polémica tía Emilia Marta Sánchez Alonso, en el centro de la foto. /Foto: blogspierre.com.
La tía Emilia Marta y su peculiar psicóloga de cabecera
Además, su tía, Emilia Marta Sánchez Alonso es una de las juezas más polémicas de España y una de las adalides de la nefasta ideología de género como titular del Juzgado de Familia número 28 de Madrid. Begoña Villacís no quiere ser mezclada con su tía. Eso le restaría muchos votos. Aunque comparte la base general de sus ideas. La tía Emilia Marta ha dictado más de 750 sentencias sobre la base de los informes de la psicóloga Natalene Suanzes, que se desnudaba en el Juzgado, hacía ejercicios zen en un patio de los Juzgados y se lanzaba a besar -es lesbiana- a las mujeres que pasaban por el pasillo. En un juicio en la que actuaba como perito, llegó dos horas tarde y la emprendió con la jueza de turno montando una escandalera monumental. Sin embargo, la tía Emilia Marta ha dictado esas sentencias considerando que Natalene estaba en su sano juicio y con capacidad para decidir sobre la vida de los demás.
Natalene, en otros tiempos.
El domingo 10 en la Plaza de Colón, Albert Rivera y Begoña Villacís hicieron todo lo posible por no verse mezclados, ellos tan de centro, tan macronistas, con lo que llaman extrema derecha de Vox. Incluso Rivera se llevó dos banderas arco iris. Sin embargo, Begoña tiene un hermano de extrema derecha de la de verdad. Borja ha sido, cuanto menos, un ultra sur y un skin head, condenado a seis meses de prisión por agredir a dos jóvenes que salieron en defensa de una chica negra a la que insultaron con graves epítetos racistas. ¡Quien lo iba a decir en un sobrino de tía Emilia Marta! ¡Violencia de género y racismo!
Albert Rivera, de diseño macronista, en la Plaza de Colón.
Borja Villacís, un skin head de armas tomar
Borja Villacís Sánchez ha sido detenido en varias ocasiones por altercados. De algunas de sus andanas ha quedado testimonio periodístico. Así el 21 de septiembre de 2004, la Policía Nacional lo detuvo, junto a otros dos skin head, en Moncloa-Aravaca, acusados de agredir a un joven en este distrito, informa la Delegación del Gobierno en Madrid.Los hechos ocurrieron cuando un joven salió de un pub del distrito acompañado de cuatro chicas y fue perseguido por varios ‘skin-head’, que le alcanzaron en la calle de Hernani, donde le insultaron y le golpearon al parecer sin más motivo que la ingesta de alcohol, pues no medió provocación ni discusión. Pasadas las tres de la madrugada una pareja avisó a una patrulla policial de la zona y manifestó a los agentes que minutos antes un joven había sido víctima de una agresión por otros de aspecto neonazi en la citada calle.

Una vez en el lugar, los policías preguntaron a la víctima si precisaba atención facultativa o quería ir a Comisaría a denunciar, pero declinó hacerlo en ese momento pues presentaba síntomas evidentes de haber ingerido gran cantidad de alcohol. Los agentes buscaron inmediatamente a los sospechosos en las calles próximas, los encontraron poco después en un vehículo, los pararon y los detuvieron.

Begoña Villascís. /Foto: telemadrid.es.

El 23 de agosto de 2012 se conoció que Borja fue condenado a seis meses de cárcel, por la Audiencia Provincial de Madrid, y a pagar una indemnización total de 9.402 euros por agredir a dos hombres que defendieron a una chica que estaba recibiendo insultos racistas en un vagón del Metro de la capital, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Los hechos tuvieron lugar el 1 de enero de 2004 en un vagón del Metro, a la altura de la estación de Santiago Bernabéu. Dentro de un grupo de once personas “que llevaban la cabeza rapada o el pelo muy corto”, según el testimonio de dos de las víctimas, el condenado y varios de sus acompañantes insultaron y vejaron a una chica de raza negra que iba en el tren. Uno de ellos le dijo: “te vas a enterar, puta negra” y empezó a escupirla.

Ante tales insultos, José Agustín C.G., y Ricardo R.P., dos viajeros ajenos al grupo y a la víctima de las agresiones verbales, salieron en defensa de la joven diciéndoles que no se metieran con ella y que la dejaran en paz. Esta actitud hizo que de manera repentina Borja V.S. y varios de sus acompañantes se abalanzasen contra ellos, agrediéndoles.

En ese contexto, el condenado golpeó con un vaso de cristal roto a José Agustín en la cabeza y le dio un fuerte empujón a Ricardo, que le hizo caer al suelo, lo que le provocó una lesión en el hombro. Por su parte, Ricardo golpeó a Borja con el mismo cristal roto en el cuello. Los tres sufrieron heridas de carácter leve y fueron asistidos por el Samur.

El condenado había sido identificado en diferentes controles selectivos como perteneciente a grupos juveniles violentos vinculados a la extrema derecha y a grupos ultras de fútbol.

El juez absolvió a José Agustín y a Ricardo porque consideró que “aunque se declara probado que agredieron a Borja, lo hicieron en legítima defensa“. A Borja le aplicaron la atenuante de reparación del daño porque días antes del juicio consignó una cantidad relevante para el pago de la indemnización a los dos agredidos y otro atenuante de dilación indebida por la cantidad de tiempo que pasó desde que se produjo el hecho delictivo.

Natalene Suanzes, psicóloga de la movida que odia al hombre

Juzgado de Familia número 28 de Madrid: Una psicóloga que se desnuda, besa a las mujeres y hace zen en el patio

La entrada Begoña Villacís: Una familia polémica, conflictiva y de extrema derecha se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This