Redacción.

Es una potentada pero genera poca riqueza, porque tiene su fortuna en una o varias Sicav. En su programa adopta la posición más políticamente correcta. Ana Rosa tiene participaciones en 59 Sicav y es socia mayoritaria en 2. En la Sicav Argomaniz Inversiones, donde es la máxima accionista y que está presidida por su esposo Juan Muñoz, su patrimonio es de 10,63 millones de euros. Argomaniz tenía 3,1 millones en 2012, que ya se multiplicaron por 2 en 2013: 6,5 millones. En el año 2016, mientras sus espectadores se van hundiendo en la crisis, el incremento de los beneficios fue del 7,8%. La Sicav está gestionada por Lombard Odier, el banco más antiguo de Suiza.

La Sicav Argomaniz Inversiones pertenece a Otelum, sociedad cuyo patrimonio roza los 30 millones de euros, y en la que Ana Rosa tiene el 99,04 de las acciones.

Con ese ingente patrimonio, Ana Rosa contribuye menos que un asalariado o un autónomo, lo que no le impide mostrarse retóricamente muy solidaria. La Ley francesa obliga a sus sicav a invertir mayoritariamente en Francia, mientras la española no indica nada al respecto. Ana Rosa cree muy poco en España y en su economía, a tenor de que el 94% de las inversiones de Argomaniz se desarrollan con carteras de acciones de empresas extranjeras.

Según publica El Confidencial Digital, en un trabajo muy documentado, Ana Rosa Quintana y Banijay, la matriz en España de las productoras Cuarzo, Magnolia y DLO Producciones, acaban de cerrar un capítulo de la guerra judicial que empezaron hace dos años.

Tal y como ha contado El Confidencial .com este miércoles, la Corte General de Arbitraje se ha pronunciado sobre el conflicto que enfrenta a la popular presentadora con Banijay por la venta de sus acciones de Cuarzo. Ahora ambas partes, tanto la presentadora como la productora, tendrán que abonar un dinero a la parte contraria por diversos conceptos.

Así quedan las cifras

El tribunal de arbitraje ha obligado a Banijay a comprar las acciones de Ana Rosa Quintana por 3,4 millones de euros, tras acreditar que la productora incumplió el contrato firmado con la periodista.

Por otro lado, el mediador considera que la presentadora incumplió de forma parcial sus obligaciones societarias. Por ello, debe abonar a Banijay una indemnización de 3,2 millones de euros por daños y prejuicios. La corte considera que la presentadora no desplegó actividad alguna para evitar que Cuarzo dejara de producir ‘El programa de Ana Rosa’.

Sin embargo, el litigio tiene una segunda parte debido a que unas acciones estaban sujetas al arbitraje y otras no. En este caso, la presentadora y su sociedad Otelum reclamaban a Banijay 3,5 millones de euros por el impago de acciones que fueron retenidas cuando se compró Cuarzo, como garantía de compromiso de la periodista con la factoría. De esta cantidad, el juzgado ha condenado a Banijay a abonar 2,4 millones a la presentadora.

Ana Rosa consigue 21 millones

Con estas cifras sobre la mesa, Confidencial Digital ha podido confirmar que Ana Rosa Quintana obtiene 2,6 millones de euros por el litigio abierto con la compañía francesa: 200.000 euros del primer caso y 2,4 millones por el segundo.

A esta cantidad hay que sumar lo que la presentadora de Telecinco se ha llevado de su paso por Cuarzo estos años. Según confirman fuentes conocedoras del proceso, a la cifra anterior hay que sumar la cantidad que cobró en 2009, cuando el grupo internacional Banijay Entertainment compró el 51% de Cuarzo producciones. Ana Rosa obtuvo 18 millones de euros por la venta de esa participación. Cabe recordar que en ese momento la productora tenía cuatro socios.

Poniendo punto y final a estos casi veinte años, Ana Rosa Quintana ha conseguido alrededor de 21 millones de euros, con una retención de pago por impuestos del 30%. Sin embargo, esta cifra puede variar a largo plazo, ya que la periodista ha solicitado la nulidad del arbitraje en relación al importe que se le ha indemnizado.

20 años dedicados a la productora

Ana Rosa Quintana ha estado casi veinte años dedicados exclusivamente a la productora que fundó en 2000 junto a otros tres socios. Durante sus años en la factoría, la periodista ha provocado una revalorización de la compañía desde el momento de su creación hasta la venta del paquete mayoritario en el año 2009 y su salida en noviembre de 2017.

Tal y como adelantó ECD, Ana Rosa Quintana negoció a principios de 2017 su salida como accionista de Banijay Group. Unos meses después cerró esta operación. El 31 de octubre, fecha en la que dejó de estar en vigor su contrato como consejera delegada y presidenta, se desvinculó definitivamente de la compañía francesa. Fue entonces cuando la presentadora firmó un contrato de exclusividad con Telecinco.

Este ‘divorcio’ se confirmó en enero del pasado año cuando Cuarzo dejó de producir ‘El programa de Ana Rosa’, que pasó a manos de una factoría de nueva creación: Unicorn Content, de Xelo Montesinos, mano derecha de Ana Rosa, factoría donde ha terminado entrando Mediaset como accionista.

En el año 2013, Banijay amplió su presencia en España comprando DLO Producciones, la productora de José Manuel Lorenzo. Y aunque en un primer momento se decidió que Cuarzo y DLO operaran de manera independiente, durante algo más de un año trabajaron bajo la marca Cuarzo-DLO. Un año después, en 2014, Banijay decidió separar la gestión de Cuarzo y DLO Producciones.

Cuando Banijay llegó a España, no existía en nuestro país. Cerca de una década después, Cuarzo está entre las diez productoras más importantes. Banijay inauguró entonces una fase de expansión internacional y actualmente factura un billón de euros.

La entrada Ana Rosa Quintana es mucho más rica para invertir en sus Sicav se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This