Miguel Sempere.

Los prolegómenos del aniversario de la masacre de Las Ramblas y el atentado de Cambrils están siendo marcados por la fascinación hacia los criminales y un completo ninguneo a las víctimas, que desde hace un año vienen siendo ocultadas. Las preguntas fundamentales sobre este fallo sistémico, tanto de los mossos como de los servicios sociales y el sistema educativo, siguen sin querer hacerse.

No sabemos ni el nombre ni las circunstancias de la mujer que fue asesinada en Cabrils, ni de los niños que fueron atropellados en Las Ramblas, con la complicidad moral de la incompetente proteica de Ada Colau. Las víctimas no importan; son un simple número en una estadística y todo lo más una excusa para una nueva polémica entre separatistas y la Corona.

Chalet de Alcanar. tras la explosión. /Foto: cadenaser.com.

Ahora se hacen públicas y fotografías se los psicópatas musulmanes en Alcanar. Los Mossos d’Esquadra recuperaron una cámara Canon IUX 180. Del interior extrajeron una tarjeta de memoria de 16Gb en la que encontraron imágenes y vídeos de los responsables de los atentados «fabricando artefactos explosivos, así como realizando las proclamas que demuestran que la comisión de los atentados estaba motivada por su militancia ideológica en el salafismo combatiente». En la memoria SD se localizaron 98 archivos de los que 80 son imágenes, 16 vídeos y 2 archivos ilegibles.

El día anterior a los atentados explosionó el explosivo elaborado y guardado en el chalet de Alcanar. Los Tedax tardaron 10 horas en entrar en el recinto. Todo fue un despropósito que entra de lleno en el terreno de la negligencia. Esa noche en la que se pudo evitar todo, los mossos llamaron a algunas familias de los asesinos. Fue ponerles sobre aviso de que se les buscaba y precipitar los atentados.

Víctimas en Las Ramblas. /Foto: lavanguardia.com.

Nosotros no vamos a dar las fotografías de esos criminales fanáticos y descerebrados. El protagonismo debe ser para las víctimas. Esa Canon IUX 180 debió ser encontrada desde el primer momento. ¿Cuándo se halló? Ahí aparece el niñato terrorista que fue herido en la explosión. ¿Por qué no se le interrogó? Se hubieran salvado 15 vidas inocentes.

¿Cómo pudieron adquirir los asesinos 106 bombonas de butano cuando cada bomba exige un contrato? ¿Tiene algo que ver el monopolio conseguido por los paquistaníes en el reparto de bombonas?

A nadie parece interesarle llegar al fondo y hacerse las preguntas fundamentales porque los fallos son demasiado profundos y ponen en cuestión políticas mantenidas durante más de cuarenta años.

Los asesinos, que querían echar abajo la Sagrada Familia –los nous catalans queriendo acabar con la Cataluña de Gaudí- y atentar contra la torre Eiffel, pero que eran unos completos inútiles que terminaron comprando cuchillos en un  supermercado y poniéndose cinturones de pega, no vinieron de desiertos lejanos, tampoco de guetos. Eran unos mimados del sistema. En ellos se gastó una cantidad ingente de fondos públicos, ¿para qué sirvieron? Y esa es una pregunta fundamental que hay que hacerse, que no se puede eludir. Todas esas educadoras sociales y trabajadoras sociales y técnicas de convivencia, realmente, ¿para qué sirven?

Imagen de Las Ramblas tras el atropello: un muerto. /Foto: enoticies.cat.

Las imágenes muestran a unos psicópatas descerebrados, niñatos criminales, muy lejos de la benigna tesis del lavado de cerebro por un imán manipulador. ¿Qué se les enseñaba en las escuelas? ¿Por qué nadie detectó su vis asesina a pesar de los claros síntomas? ¿Habría acaso caído quien hubiera denunciado bajo el anatema de racismo? Ripoll es un fracaso sistémico, como lo es toda la Cataluña separatista, y cuanto más se tarde en reconocer peor será, porque no se tomarán medidas.

A uno se le buscó y dio un trabajo, lo que no se hace con los nacionales. Su respuesta: “Nos queríais comprar con nuestros trabajos”. ¡Vaya agradecimiento! El problema para Ada Colau era la islamofobia. Su teniente de alcalde es un defensor de terroristas islamistas. Hete aquí que: “Esto (enseña parte de un artefacto) no cuesta nada, lo único que te hace falta es la fe y tener odio a los infieles”. El odio como componente clave de los explosivos. ¿Por qué los solícitos servicios sociales no detectaron ese odio islámico, esa abyecta cristianofobia? ¿Acaso tienen una inducida ceguera ideológica, como el amo de una mascota?

Manifestación contra el terrorismo en Ripoll. /Foto: lavanguardia.com.

“Esto es una granada de mano improvisada, pero que hace su trabajo. El presupuesto de cada una, no sé cuánto es porque todo lo que tenemos lo he traído de mí puesto de trabajo y lo he trabajado allí delante de vuestros aliados, que me veían como los hacía, es decir, que con vuestro dinero, nos preparamos para mataros, o sea que el problema lo tenéis vosotros y no nosotros. Cada gramo de este hierro se os va a meter en vuestras cabezas o en las de vuestros hijos o en la de vuestras mujeres”.

¿Por qué escoria de este calibre estaba en territorio nacional, por qué no fueron expulsados? ¿Cuáles son los sistemas de autodefensa de esta sociedad frente a sus enemigos? ¿Por qué hubo que soportar el coro de plañideras llorando por sus niños putativos? Las preguntas fundamentales se acumulan. Frente a ellas, el sistema responde con dosis estomagantes de fascinación por los asesinos. ¡Oh, esos pobres niños psicópatas musulmanes!

 

La entrada 17 A: Fascinación por los criminales y preguntas fundamentales que no se quiere plantear se publicó primero en Rambla Libre.


Source: Ramba Libre

Pin It on Pinterest

Share This